Sabes que son los créditos marítimos y sus tipos Conócelo aquí - Buque

¿Sabes qué son los créditos marítimos y sus tipos? Conócelo aquí.

Con el nacimiento de la nave en el panorama jurídico, se abrió paso a una serie de vínculos obligacionales que posibilitan su efectivo desarrollo. Los créditos marítimos nacen como fuente de esas obligaciones protegidas por el Derecho como institución reguladora.

 

Asimismo, se derivan de estos, los créditos marítimos privilegiados, los cuales surgen de la utilización, disfrute o explotación de una embarcación. Y,  ya sea por imperio de la ley nacional o por convenciones internacionales, gozan de preferencia respecto a otros. En oportunidad de este artículo buscamos abordar las diferencias entre uno y otro. Así como también, las generalidades referentes a tal privilegio. Esperamos te sea útil.

 

Créditos marítimos y sus generalidades

Nociones Básicas

En primer término, vemos que la figura de los créditos marítimos está compuesta por dos elementos complementarios. Primeramente, se trata de créditos, lo cual constituye en Derecho una obligación principal. Por otra parte, se encuentra la palabra marítimos, la cual se refiere a su garantía legal o derecho de realización accesorio.

 

Comúnmente, se ha definido al crédito marítimo como aquel nacido con ocasión de la navegación marítima. No obstante, las instituciones conectadas con el crédito naval no sólo tienen por objeto hacer posible la realización de una expedición. Sumado a ello se incluye el mantenimiento de todo un sistema de expediciones. Ejemplo de esto es la renovación de la flota que integra la marina mercante, la modernización de las unidades y la realización de las grandes reparaciones que estas requieren.

 

Créditos marítimos privilegiados

Históricamente, el Derecho Marítimo ha reconocido a ciertos acreedores una garantía especial sobre el buque y los fletes. Es de esa manera como se transforma a ciertos créditos en privilegiados. Por privilegio se entiende como el derecho que la ley reconoce a un acreedor en razón de la calidad y causa de su crédito. Ello con la finalidad de ser preferido para el pago ante los demás acreedores. Esto puede ser sobre el conjunto de bienes de su deudor o bien, sobre algunos de ellos solamente.

 

En ese orden, nos podemos referir a los privilegios marítimos como derechos reales que nacen vinculados a determinado crédito. Son aquellos otorgados a acreedores de un crédito marítimo a los que la Ley les atribuye una categoría especial.

 

Cabe resaltar que están caracterizados por la posibilidad de ser ejercitados directamente sobre el buque. Es decir, están dotados de prerrogativa de persecución, realización y preferencia del buque afectado al pago del crédito. Ello independientemente de quien lo opere e incluso y más importante, de quién sea el dueño. Y además, sin que se requiera algún tipo de formalidad registral o sentencia judicial previa.

 

Características de los créditos marítimos privilegiados

 

Reipersecutoriedad y preferencia

Primeramente, esta la reipersecutoriedad, que se refiere a que el privilegio marítimo goza de un derecho de persecución sobre el buque a donde sea que éste vaya. Ello independientemente de que se cambie el propietario, la bandera, registro, pabellón o cualquier otra circunstancia. Sin embargo, existe una excepción en caso de que el buque sea objeto de un procedimiento judicial en virtud del cual se asigne la propiedad del mismo por vía de ejecución de sentencia definitiva.

 

Por otra parte, la preferencia se refiere a toda ventaja particular del acreedor frente a otros, para así satisfacer sus intereses. Es por ello que se entiende como un derecho subjetivo y personal. Asimismo, este crédito antecede a otros que puedan surgir con ocasión de la explotación de la nave.

 

Origen legal y carácter oculto

Tienen un origen legal y no convencional. Es decir, es la propia Ley la que le otorga este carácter a ciertos créditos sin intervención alguna de la voluntad de las partes. Como consecuencia, no requieren formalidad constitutiva para su existencia.

 

Cabe agregar que tienen un carácter oculto. Esto significa que la validez de los mismos no queda condicionada a la publicidad registral. Por lo tanto, no precisan de inscripción, ni para su nacimiento ni para su oponibilidad erga omnes (contra todos).  

 

Accesoriedad e indivisibilidad

Por su parte, la accesoriedad supone la relación de dependencia del privilegio marítimo con el crédito marítimo para cuya seguridad se constituye. Como consecuencia del carácter accesorio tiene lugar la característica de la indivisibilidad. En razón de ello, la garantía se mantiene íntegra, tanto si la deuda disminuye a través de los pagos parciales que pudiera hacer el deudor como para el caso de que la integridad del buque pudiera dividirse en cosas distintas.

 

Es decir, el derecho del acreedor de perseguir y vender el buque no se altera mientras no se produzca el pago total de la deuda y quede así extinguida y no meramente modificada, por disminución, la obligación principal.

 

Especialidad y realización

Asímismo está la especialidad, según la cual los privilegios marítimos alcanzan solo a un bien en específico (el buque y sus accesorios) y no al resto del patrimonio del deudor.

 

Finalmente, tiene como característica la realización. El derecho de realización forzosa del crédito sobre un buque se integra por el privilegio de su propia naturaleza. Esto debido a que está establecido por la norma legal aplicable. Este carácter concede al titular del crédito la posibilidad de solicitar la venta judicial del buque en el supuesto de que se incumpla la obligación.

 

Tipos de privilegios

Existen tres tipos básicos. En primer lugar están los generales, los cuales atribuyen al acreedor la posibilidad de hacer efectivo su derecho de modo preferente sobre la totalidad de los bienes del deudor. Por otra parte, los especiales, atribuyen al acreedor privilegiado la posibilidad de hacer efectivo su crédito sobre la enajenación forzosa de uno o varios bienes determinados del deudor. Y, en tercer lugar se encuentran los ordinarios, que son aquellos que carecen de privilegio. Es decir, son los créditos comunes que deben ser satisfechos en rango inferior y sin preferencia alguna entre sus titulares.

 

Regulación jurídica de los créditos marítimos y los privilegiados

Como es de saber, los privilegios marítimos son por un lado de carácter nacional, manifestado en el Código de Comercio y otras leyes especiales; y, por otro lado, internacional, dispuesto en Convenios Internacionales. En primer término, se encuentran regulados por el Convenio Internacional sobre los Privilegios Marítimos y la Hipoteca Naval, elaborado en Ginebra el 6 de mayo de 1.993. Tal Convenio se aplica, salvo que en él se disponga lo contrario, a todos los buques de navegación marítima matriculados en un Estado que sea o no parte del mismo.

 

Igualmente, la Decisión 487 del 2.000 de la Comisión de la Comunidad Andina de Naciones consagra tal regulación, además de definir el crédito marítimo según sus causas. En ese orden, el Derecho interno venezolano, en la Ley de Comercio Marítimo regula todo lo referente a los privilegios, específicamente en su artículo 115, definiendo cuáles son créditos privilegiados sobre el buque, al igual que otras legislaciones en el continente Americano.

 

Prescripción de los privilegios marítimos

En el caso venezolano podemos encontrarlo en los artículos 118 y 119 de la Ley de Comercio Marítimo. Según ellos, los créditos privilegiados sobre un buque pierden su naturaleza de privilegiados por el transcurso de un año. Esto salvo que antes del vencimiento de ese plazo se produzca el embargo preventivo o la venta forzosa.

 

Tal plazo comienza a contarse desde el momento en que haya terminado el enrolamiento del acreedor a bordo del buque. O bien, desde la fecha de nacimiento de los créditos que esos privilegios garanticen. En ese sentido, no puede ser objeto de ninguna suspensión ni interrupción. Sin embargo, dicho plazo no puede correr durante el tiempo que, por ministerio de la ley, no se pueda proceder al embargo preventivo o a la ejecución del buque.

 

Asimismo, los plazos de caducidad no podrán ser objeto de suspensión ni de interrupción, a menos que por mandato de la ley de los países que visite el buque, se impida el embargo.

Conclusión

Por todos los razonamientos antes expuestos,  podemos apreciar la importancia del uso de estos créditos dentro de las transacciones comerciales desarrolladas en el ámbito del tráfico marítimo. Específicamente, la importancia que reviste el crédito marítimo privilegiado dentro del desenvolvimiento de la industria y el comercio de la navegación como derecho real de garantía.

 

En sintonía con lo anterior, se debe destacar la evidente necesidad de unificar el Derecho interno y el Derecho Internacional Marítimo. Esto puede evidenciarse en los esfuerzos realizados por los Estados y la comunidad internacional ante ello.  Esperamos haber sido claros y que te haya gustado nuestra explicación, hasta una próxima oportunidad.

 

¿Te gustó este artículo sobre los créditos marítimos y sus tipos? ¡Comenta abajo tu opinión y si te gustó, no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Artículos relacionados

¿Sabes qué es el Derecho mercantil? Aquí te lo con... El comercio ha existido desde que el ser humano vive en sociedad. Desde hace más de 2000 años, el hombre primitivo tuvo la necesidad de intercambiar b...
¿Conoces la costumbre mercantil como fuente de Der... La costumbre mercantil a nivel comercial posee fuerza de Ley y suple o complementa a las leyes en los casos en los que existan vacíos o lagunas o la m...
¿Crees saber mucho? Pon a prueba tus conocimientos... El Derecho Mercantil es la rama del Derecho privado que se encarga de regular las actividades de comercio. El jurista italiano Rocco, define al comerc...
Business organizations: Lección de Derecho Anglosa... Del Derecho Mercantil o comercial, hemos podido observar como sus instituciones jurídicas han tenido un carácter de unificación y globalización entre ...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comenta sobre este artículo