obligaciones condicionales y a termino - how to get away with murder - derecho

¿Cuál es la diferencia entre obligaciones Condicionales y a Término?

Abogada egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Asesora del Modelo Mundial de Naciones Unidas de la Universidad de Harvard. Activista de Amnistía Internacional. Editora en Handbook.

Las obligaciones condicionales y a término, tienen una diferencia sustancial debido a su naturaleza. El término es un acontecimiento futuro y cierto del cual depende la exigibilidad de la obligación o su fin, mientras que la condición es un hecho futuro e incierto del cual depende la eficacia de la obligación. Estas modalidades pueden afectar la totalidad de las obligaciones surgidas de un contrato entre partes. En este artículo te explicaremos un poco más acerca de su regulación, esperamos te guste.

Las Obligaciones Condicionales y a término

Obligaciones condicionales

Para diferenciar las obligaciones condicionales y a término, empecemos definiendo las obligaciones condicionales. De acuerdo con el artículo 1.197 del Código Civil, las obligaciones son condicionales cuando:

Artículo 1.197 – Código Civil

La obligación es condicional cuando su existencia y su resolución depende de un acontecimiento futuro e incierto.

De acuerdo con esta definición, se pueden establecer dos tipos de obligaciones condicionales: una obligación condicional suspensiva, y una obligación condicional resolutoria. La primera es aquella condición de cuya realización depende la existencia plena de la obligación, de acuerdo con el primer párrafo del artículo 1.198 del código eiusdem. Mientras que la obligación condicional resolutoria, es aquella condición de cuya realización depende la extinción de la obligación, así está establecido en el segundo párrafo del artículo ya mencionado.

 

¿Te gustaría recibir cursos de Derecho en línea? Apúntate en los nuestros haciendo clic aquí

Tipos de condiciones

La condición es una modalidad exclusiva de la voluntad de las partes, quienes son libres de adoptarlas o no. Asimismo, debe necesariamente tratarse de un hecho que no se sepa si ocurrirá o no, que sea futuro. También el hecho debe ser arbitrario y accidental, pero las partes pueden imponer sus condiciones y como consecuencia las partes pueden modificar, eliminar y regular los efectos de la condición. Expliquemos algunos tipos de condiciones:

 

Condiciones causales, potestativas y mixtas

Además de las condiciones suspensivas y resolutorias, existen las condiciones causales, potestativas y mixtas. Las condiciones causales, de acuerdo con el artículo 1.199 del Código Civil, son aquellas de las cuales depende enteramente de un acontecimiento fortuito que no es parte de la potestad del deudor o del acreedor. Es decir, es la condición por excelencia. Mientras que la potestativa, es aquella condición que depende de la voluntad de una de las partes. Y la condición mixta sería aquella, que combina ambos criterios, según el artículo 1.199, es aquella que depende a un mismo tiempo de la voluntad de una de las partes y la de un tercero, o del acaso.

 

Condiciones imposibles, ilícitas e inmorales

También, están las condiciones imposibles, ilícitas e inmorales. Las primeras son aquellas que de ninguna manera pueden cumplirse, porque lo impide un hecho natural o una imposibilidad jurídica. Las segundas, son aquellas que violan normas de orden público contemplados en la ley. Y las terceras, son aquellas cuya realización atenta contra las buenas costumbres o la ética.

Efectos

Naturalmente, el efecto de las obligaciones imposibles, ilícitas e inmorales es el mismo. Este tipo de condiciones hacen nula la obligación que depende de ellas, si es suspensiva; y si es resolutoria, se reputa no escrita, de acuerdo con el artículo 1.200 del Código Civil. Así, la condición suspensiva que sea imposible, inmoral o ilícita afecta la existencia de la obligación de la cual depende.

 

Ahora bien, cuando se trate de condiciones que son posibles y lícitas, sus efectos dependen de la cualidad de la condición, si esta ha sido verificada o no. Cuando se trate de condiciones suspensivas que no se han verificado todavía (pendientes), la obligación no tiene eficacia, no existe; mientras que las condiciones resolutorias pendientes no afectan a la obligación que se reputa pura y simple y produce sus efectos plenos hasta que la condición se verifique.

 

Los efectos son diferentes cuando se trata de la condición cumplida o verificada. Cuando la condición se cumple, nace plenamente la obligación, si es suspensiva; o se extingue, si es resolutoria. Sin embargo, ello depende del cumplimiento en sí de la condición, que el Código lo regula de esta manera:

Artículo 1.205 – Código Civil

Toda condición debe cumplirse de la manera como las partes han querido o entendido verosímilmente que lo fuese. 

Además, cabe precisar que los efectos de la condición resolutoria cumplida son inversos a los que produce la condición suspensiva cumplida.

Las Obligaciones a Término

El término es un acontecimiento futuro y cierto, y dentro de este contexto, el cumplimiento o extinción de la obligación se hace depender de ese acontecimiento. La peculiaridad y principal diferencia con respecto a la condición, es la certidumbre del acontecimiento, que se sabe que ocurrirá con toda certeza aún cuando no se sepa el momento exacto cuando ocurrirá.

Tipos de término

Antes de establecer la diferencia entre las obligaciones condicionales y a término, definamos al segundo de estos. Al igual que las condiciones, también los términos pueden ser suspensivos o resolutorios. En el caso de los términos suspensivos, de ellos se hace depender la exigibilidad de una obligación. Es decir, la obligación existe y es eficaz, pero su cumplimiento está diferido hasta la fecha del término. Y en cuanto al término resolutorio o extintivo, al igual que la condición, de ella depende la extinción de la obligación, solo que en este caso se trata de un acontecimiento futuro y cierto.

 

Términos ciertos e inciertos

Los términos ciertos son aquellos acontecimientos que se sabe sin duda alguna cuando van a ocurrir, mientras que los términos inciertos, son aquellos acontecimientos que si bien es certero que ocurrirán, no se sabe cuando, por ejemplo, la muerte de una persona.

 

Términos convencional, legal o judicial

El término convencional es aquel que las partes establecen y ellos son libres de fijar modalidades. Aunque en algunos casos la ley puede fijar la duración máxima del término, en los casos donde las partes no puedan alterarlo de ninguna manera por razones de orden público, este sería el término legal. Finalmente, el término judicial es aquel que impone el juez, a falta de uno estipulado por las partes.

 

Término de derecho, o de gracia

El término de derecho es la denominación con la cual se designa a los términos convencionales, legales y judiciales, porque emanan siempre en forma expresa o tácita de la voluntad del legislador. Mientras que, el termino de gracia, según la doctrina, es aquel que concede el juez al deudor cuya deuda ya es exigible y que no ha cumplido a fin de que la cumpla.

 

Término expreso o tácito

El término expreso es aquel que es fijado directa y plenamente por las partes, el juez y la ley. Mientras que el termino tácito es aquel que se desprende de la propia naturaleza del contrato, del negocio jurídico o de la misma ley, aun cuando no se fije expresamente.

Efectos

En principio el término se establece a favor del deudor, pero existen casos en los que puede establecerse a favor del acreedor o favor se ambos, el Código Civil establece que:

Artículo 1.214 – Código Civil

Siempre que en los contratos se estipula un término o plazo, se presume establecido en beneficio del deudor, a no ser que del contrato mismo o de otras circunstancias, resultare haberse puesto en favor del acreedor, o de las dos partes.

Sin embargo, al igual que las condiciones, los efectos varían si el término ya se verificó o no. Cuando se trata de términos suspensivos que no se han cumplido, la obligación esta suspendida en cuanto a su ejecución y no es exigible. Además no libera al deudor antes de cumplido el término, y el acreedor deberá soportar la pérdida o el deterioro de la cosa. Después de cumplido el término suspensivo, la obligación se hace completamente exigible.

 

En el caso de los términos extintivos que no se han cumplido, el efecto radica en que la obligación es pura y simple, siendo exigible plenamente y produciendo sus efectos normales. Y finalmente, los términos extintivos que ya se han cumplido, el efecto es, naturalmente, la extinción de la obligación.

Diferencias entre el término y la condición

La diferencia fundamental entre las obligaciones condicionales y a término ya ha sido develada, puede apreciarse leyendo las definiciones de ambas: mientras la condición esta constituida por un acontecimiento futuro e incierto; el termino radica en un acontecimiento futuro, pero cierto. También existen otras diferencias, derivadas de sus modalidades: suspensiva y resolutoria.

 

La condición suspensiva difiere del termino suspensivo en cuanto, el termino suspende la exigibilidad de la obligación, más no su existencia, que se hace depender de la condición suspensiva. El deudor puede cumplir con la obligación antes de vencerse el término establecido, mientras que si ello sucediera en la obligación sometida a condición suspensiva, este tendría derecho a la acción de repetición de pago.

 

En el caso de la modalidad extintiva o resolutoria, la condición y el termino difieren en lo siguiente: la obligación sometida a término extintivo se extingue al cumplirse el término, pero dicha extinción opera hacia el futuro y no hacia al pasado de modo que las prestaciones cumplidas por el deudor son válidas y no opera la acción de repetición de pago. En cambio, en las obligaciones que son sometidas a condición resolutorias, la extinción de la obligación sucede al cumplirse la condición, pero dicho efecto opera tanto para el futuro como para el pasado, ya que se reputa como si nunca se hubiese contraído.

Conclusión

Las obligaciones condicionales y a término son modalidades bajo las cuales algunas obligaciones están sometidas. Estas modalidades pueden afectar la caducidad o el perfeccionamiento de dichas obligaciones. De igual manera, las obligaciones condicionales y a término son determinaciones que se consideran puramente accesorias a la voluntad de las partes. Cabe resaltar, que esta diferenciación dentro del estudio de las obligaciones es importante al momento de determinar el cumplimiento (o incumplimiento) de una obligación. Esperamos les haya gustado este artículo y hasta una próxima oportunidad.

 

¿Te resultó útil este artículo sobre las obligaciones condicionales y a término? Si fue así, déjanos un comentario con tu opinión y asegúrate de compartirlo en tus redes sociales.

Artículos relacionados

¿Qué son los actos propios? Aquí te lo explicamos... En el Derecho Procesal, existen muchos principios que regulan la actuación de las partes durante todo el proceso ante el órgano jurisdiccional; ya que...
El patrimonio como prenda común de los acreedores En otros artículos como en el del Derecho Civil,  explicamos que era la rama del Derecho que se encarga de regular las relaciones de los particulares ...
Pon a prueba tus conocimientos con esta Trivia de ... A lo largo de nuestra categoría de Derecho Procesal, hemos explicado una gran cantidad de principios jurídicos que son la base de los procedimientos y...
5 frases de Kelsen que no debemos olvidar + Libro ... Kelsen es sin duda alguna, uno de los nombres de mayor renombre en el estudio del Derecho moderno. Escritor del libro La Teoría Pura del Derecho, su p...