mandamientos del abogado - profesional leyendo

¿Conoces los 10 mandamientos del Abogado? Acá te los explicamos

Abogada egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Monitora por el Edo. Bolívar de Amnistía Internacional. Diplomado en Transporte y Comercio Marítimo. Editora en Handbook

Los mandamientos del Abogado del autor uruguayo Eduardo Couture son sin duda alguna, una de las lecturas necesarias en el Derecho. Estos 10 mandamientos, que establecen las actitudes que un abogado debe cumplir para ser exitoso, se han convertido en materia de estudio y enseñanza en las facultades de Derecho a nivel internacional. En el presente artículo te explicaremos un poco los 10 mandamientos del Derecho según Couture y el significado de cada uno de ellos. Esperamos te sean útiles.

10 mandamientos del Abogado

Estudia

El Derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos, serás cada día un poco menos abogado.

El primero de los mandamientos del Abogado, para Couture lo más importante es estudiar. Siendo que el Derecho tiene como premisa fundamental progresar y cambiar con la sociedad, es común que se realicen cambios en su contenido. Es por esto que se hace necesario el constante estudio de esta disciplina. Las leyes son modificadas con el tiempo, la doctrina va evolucionando y se va actualizando dependiendo de las necesidades que tenga la sociedad. Así, es necesario para los abogados mantener una constante actualización de la materia para ser altamente competitivos y exitosos en la carrera.

Piensa

El Derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando.

El Derecho es una disciplina de raciocinio, de pensamiento e interpretación. Así, la capacidad de razonar y pensar es necesaria para ejercer el Derecho, más que la retención de información. Es con esta posibilidad de razonar que un abogado logra tomar decisiones alejadas de la arbitrariedad o inexactas analogías, y aplica el Derecho de la forma más correcta. Aun cuando el estudio de la materia sea necesario para poder comprenderla, es a través del análisis y aplicación del conocimiento adquirido que la ejercemos. Es por esto que pensar es uno de los mandamientos del Derecho para Couture.

 

¿Quieres reforzar tus conocimientos jurídicos y convertirte en un jurista experto? Entra en nuestra plataforma Handbook.es e inscríbete en los mejores cursos de derecho online.

Trabaja

La abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la justicia.

De acuerdo a Couture,  trabajar es uno de los mandamientos del abogado debido a que el Derecho requiere una constante labor. Sin el trabajo del abogado, el Derecho no podrá ejercerse correctamente y la justicia no será posible. El sistema de justicia no para, y tampoco deben hacerlo los abogados que defienden sus causas. Por esto, Couture considera a la abogacía como una ardua fatiga, puesto que la labor del abogado no se detiene, es un constante trabajo al servicio de la gente y la justicia porque las controversias en sociedad ocurren día a día.

Lucha

Tu deber es luchar por el derecho; pero el día que encuentres en conflicto el derecho con la justicia, lucha por la justicia.

Siendo el abogado defensor de las leyes, es su deber el luchar por el cumplimiento del ordenamiento jurídico en el Estado en el que ejerza. De esta forma, debe luchar en las causas que los particulares le confían su defensa, mostrar la verdad de su cliente y salvaguardar el orden público. Pero como lo establece el autor uruguayo, cuando exista un conflicto entre el Derecho y la justicia, el abogado debe luchar por la aplicación y defensa de la justicia.

 

Puesto que pueden existir leyes injustas o sentencias injustas en un Estado: es el deber del abogado luchar y defender a la justicia en esos casos, y protegerla en los casos en los que no haya ocurrido todavía. Así, la lucha es uno de los mandamientos del Abogado.

Sé leal

Leal con tu cliente, al que no debes de abandonar hasta que comprendas que es indigno de ti. Sé leal con el adversario, aun cuando él sea desleal contigo. Leal con el juez, que ignora los hechos y debe confiar en lo que tú dices y que, en cuanto al derecho, alguna que otra vez, debe confiar en el que tú le invocas.

La discreción y la confidencialidad son dos deberes que posee el abogado al momento de defender a un cliente. Esto debido a que no puede divulgar públicamente lo dicho en confidencialidad por su defendido. Al hablar de lealtad con el adversario, Couture se refiere a la lealtad en cuanto a las pruebas utilizadas y a mantener una estrategia honesta.

 

El uso de pruebas desleales e incluso el ocultamiento de estas son ejercicios comunes, pero contrarios a la esencia del Derecho. Por último, al hablar de la lealtad con el Juez, el autor habla de la lealtad al momento de defender la verdad frente al Juez. La creación de pruebas falsas es un delito y puede ser castigado por el Estado, en caso de que sea demostrado.

Tolera

Tolera la verdad ajena en la misma medida en que quieres que sea tolerada la tuya.

La tolerancia, el poder escuchar y aceptar la percepción de otros es una capacidad necesaria para el ejercicio de la abogacía. Este es un valor ético del ser humano, y un abogado debe tenerlo para que sepa cómo realizar algún procedimiento de la mejor forma posible, incluso utilizando mecanismos como la negociación. Un abogado debe tolerar la verdad ajena, es decir, la de su contraparte.

Ten paciencia

El tiempo se venga de las cosas que se hacen sin su colaboración.

Para un abogado, la dilación del proceso con la interposición de recursos no procedentes es una técnica común, pero impropia de la carrera. Así, el autor al establecer que el tiempo se venga de lo realizado fuera del plazo establecido, da a entender que este tipo de acciones terminarán con un resultado negativo para el que las realice.

 

Igualmente, querer acelerar el proceso traería como consecuencia la misma situación. Los juicios, para Couture, no se logran con prontitud, sino que se deben regir por las etapas del proceso que deben cumplirse para lograr la aplicación del Derecho. Solo con paciencia se mantendría la fluidez normal del proceso, y es por esto que Couture lo considera uno de los mandamientos del Abogado.

Ten fe

Ten fe en el Derecho, como el mejor instrumento para la convivencia humana; en la justicia, como destino normal del Derecho; en la paz, como sustitutivo bondadoso de la justicia; y sobre todo, ten fe en la libertad, sin la cual no hay Derecho, ni justicia, ni paz.

La fe en el Derecho y sus fines últimos es un requisito necesario para que un abogado pueda cumplir correctamente con su mandato de defender el Derecho y la justicia. El abogado tiene como deber proteger y defender los derechos de sus defendidos con veracidad, transparencia y equidad. De esta forma, se podrá mantener la correcta aplicación del Derecho, y se evitarían las prácticas injustas en los procesos jurídicos.

Olvida

La abogacía es una lucha de pasiones. Si en cada batalla fuera cargada tu alma de rencor, llegará un día en que la vida será imposible para ti. Concluido el combate, olvidad tan pronto tu victoria como tu derrota.

Siendo que la abogacía es una carrera donde se viven constantes conflictos en juicio y fuera de él por demostrar la verdad de cada persona, apasionarse por ello y tomar como personal ciertos actos es una posibilidad. La pasión de un abogado por el Derecho y la justicia puede llevarlo a considerar como personales las decisiones de los jueces o las acciones tomadas por otros abogados. Así, cuando Couture establece que no se puede llenar el alma de rencor, da a entender que no se pueden tomar personales las acciones realizadas en el ámbito del Derecho.

 

Por último, la humildad es otra de las virtudes necesarias en un abogado. Al establecer que se deben olvidar las victorias como las derrotas, el autor establece que mantener la humildad y la confianza en el conocimiento poseído son dos virtudes necesarias en un abogado. Así, olvidar es uno de los mandamientos del Abogado.

Ama tu profesión

Trata de considerar la abogacía de tal manera que el día en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado.

El último de los mandamientos del Derecho, amar la abogacía es imperante para mantener la defensa de la justicia. Debido al arduo trabajo y a las exigencias que posee ejercer la abogacía, tener pasión y amor por la carrera es necesario. Amor al estudio, amor al ejercicio de la carrera, a la redacción de documentos y a llevar juicios por meses. Todo esto es necesario e importante para poder realizar una labor exitosa y mas tomando en cuenta que el objetivo de la abogacía es defender los derechos de otros. Por esto, el amor a la profesión es uno de los mandamientos del Derecho más importantes.

Conclusión

Los mandamientos del abogado de Couture establecen las formas, acciones y virtudes más importantes que un abogado debe poseer para ejercer correctamente la carrera. Así, nos explican cuales son las formas de actuar que resultan más propias de un abogado exitoso. Esperamos te haya gustado y sido útil nuestro artículo, hasta una próxima oportunidad.

 

¿Te gustó este artículo sobre los 10 mandamientos del Abogado de Eduardo Couture? Si es así compártelo en tus redes sociales y si tienes algo que agregar coméntalo y dinos lo que piensas.

Artículos relacionados

Pon a prueba tus conocimientos con esta Trivia de ... A lo largo de nuestra categoría de Derecho Procesal, hemos explicado una gran cantidad de principios jurídicos que son la base de los procedimientos y...
¿Qué establece el principio de Preclusión de los l... En el Derecho Procesal rige el principio de "preclusión de los lapsos procesales", es decir que una vez transcurrido un determinado lapso de tiempo en...
¿Cuál es la eficacia probatoria del Título Supleto... En materia probatoria, los jueces en la valoración de las pruebas, deben tomar en cuenta no solo las reglas para hacer dicha apreciación conforme a la...
¿Conoces la diferencia entre Denuncia, Demanda y Q... En el Derecho Procesal Penal, es muy común confundir la demanda con la querella e inclusive muchos abogados en el litigio, usan esos términos como sin...