El delito como hecho tipico dañoso Aspecto Objetivo - Derecho Penal - Teoria del Delito - Doctrina

El delito como hecho típico dañoso: Aspecto Objetivo

Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, mención Cumlaude, funcionario del Poder Judicial Venezolano con experiencia en Derecho Procesal Civil y coordinador academico en Handbook.

En otros artículos como en de la Teoría del Delito, explicamos que la conducta es el elemento fundamental o básico del delito. De esta forma, si hay ausencia de la misma, simplemente el hecho punible no existe. Asimismo, dentro de esa teoría, el delito se constituye en un hecho humano, típico y contrario a la norma o lesivo del interés o bien jurídico protegido.

 

Se trata del aspecto objetivo del ilícito penal y cuyo estudio de forma breve y precisa será explicado en el presente artículo. Esperamos sea de tu agrado.

El delito como hecho típico dañoso: Aspecto Objetivo

Nociones Generales

Siguiendo la doctrina del autor Alberto Arteaga Sánchez, en su libro Derecho Penal Venezolano, Undécima Edición, para que se configure el delito, se requiere la existencia de un hecho humano. La base del Derecho Penal o su sentido es la sanción por un hecho determinado o por una conducta o comportamiento humano.

 

De manera que solo se castiga por hechos o por conductas realizadas por el ser humano que afectan la vida social. En estos hechos, se debe reflejar al hombre como tal, esto es, dotado de voluntad y libre albedrío. Tal situación significa que no hay delito sin la existencia de un hecho. Este hecho demanda la trascendencia externa o la expresión perceptible de un comportamiento activo u omisivo, ya que el pensamiento solo no delinque (principio del Derecho Penal Cogitationes poenam nemo patitur ).

 

Asimismo, no son relevantes para el Derecho Penal ciertos acontecimientos. Así, los acontecimientos que derivan simplemente de las instancias de la naturaleza, de los animales o de las personas jurídicas, ni en las manifestaciones del hombre como instrumento ciego de otras fuerzas. Esto ya que se insiste que solo el hecho humano es castigable y el mismo debe ser efectuado con voluntad. 

 

El componente del delito

Cabe agregar que para denominar este aspecto, elemento o componente del delito, la doctrina penal utiliza el término acción, acto, comportamiento o conducta. En ese sentido, consideramos utilizar la expresión hechoya que algunas legislaciones como el caso venezolano (artículo 1 del Código Penal Vigente), la utilizan para referirse a las situaciones previstas por la ley como punibles.

Las teorías sobre la acción o el hecho

Siendo que el delito puede observarse desde diversas percepciones, han nacido múltiples teorías sobre la acción o hecho previsto por la Ley que debe ser punible. De esta forma, los teóricos y juristas del Derecho Penal han debatido en múltiples ocasiones sobre cuáles son las acciones o hechos que deben considerarse como tal. A continuación, hablaremos sobre 3 de ellas.

 

Primera posición

Entre las distintas teorías sobre la acción o el hecho previsto por la ley como punible, tenemos en primer lugar a la teoría causalista (Von Liszt y Beling). Esta se encuentra vinculada a una concepción naturalista de las cosas, de finales del siglo XIX. Dicha teoría entiende a la acción como un cambio producido en el mundo exterior o la no evitación de dicho cambio, en virtud de una manifestación de voluntad.

 

La voluntad consustancial a la acción se identifica con el impulso voluntario. En definitiva, esta referencia distingue el proceso causal delictivo de otros procesos causales de la naturaleza o del mundo animal.

 

Segunda posición

Otros autores, como Hans Welsel, con su teoría finalista de la acción, sostiene que la acción humana es un acontecer final, vidente y no solamente causal. La acción es una actividad dirigida por la voluntad, hacia un fin. Por ello, en definitiva, no puede entenderse ni definirse con prescindencia del fin o de la voluntad finalista, la cual pertenece a la acción. Tal situación hace referencia a que el ser humano cuando actúa lo hace por un fin, seleccionando los medios y dirigiéndolos hacia un determinado resultado.

 

Lógicamente, para esta teoría, la finalidad de la acción pertenece a su estructura y por ello el dolo y la culpa, como contenido de la voluntad, se trasladan de la culpabilidad de la acción. 

 

Tercera posición

Una tercera posición ha tratado de superar las manifiestas limitaciones de la teoría causalista y los inconvenientes de la teoría finalista. Fundamentalmente, en cuanto a la ubicación en esas concepciones de la omisión, que no es causal desde el punto de vista naturalístico y de la conducta culposa que no es finalista. Esta concepción se denomina teoría social de la acción y concibe a esta como un comportamiento positivo o negativo del hombre, sometido a su voluntad o bajo su dominio y que tiene trascendencia o importancia en el ámbito social.

El hecho humano típico

Ahora bien, el comportamiento o hecho humano socialmente importante debe ser, además, típico. Es por ello que debe ajustarse a un modelo o tipo legal. Por modelo legal entendemos a la descripción de las características materiales de la conducta incriminada, que sirven de base a su carácter injusto.

 

La exigencia de que el hecho sea típico, significa el precitado técnico de la vigencia del principio de legalidad . La verificación de ese carácter sirve de fundamento a la consideración del hecho como dañoso o injusto, por ser contrario a la norma. Cabe añadir que en relación a la función de la tipicidad en la teoría del delito, se han operado algunos cambios en el derecho moderno. Así, se pasó de una concepción meramente descriptiva, objetiva y neutra del tipo a una concepción que reconoce elementos normativos y subjetivos en el tipo y que vincula la tipicidad con la antijuricidad.

 

Igualmente, con respecto a las relaciones entre el carácter típico y dañoso del hecho, debe señalarse en que la constatación de la tipicidad no resulta carente de valor, sino que su afirmación implica su carácter dañoso. De manera que, al afirmar que un hecho es típico, ello es un indicio de su carácter antijurídico, lo cual solo se desvirtúa ante una causa de justificación.

Modalidades del hecho: la acción o la omisión

El comportamiento humano constitutivo del hecho típico puede asumir la forma de un hacer positivo o de un no hacer. Esto es, de una acción en sentido estricto o de una omisión.

 

En ese sentido, la acción supone un movimiento muscular que debe estar bajo el dominio de la voluntad y que persigue un fin, como todo acto humano. Asimismo, dos elementos entran en consideración en el concepto de acción: uno interno (voluntad final) y otro externo (movimiento corporal). Si falta uno de ellos, no cabe hablar de acción a los fines jurídico penales. Si no hay voluntad, no hay acción y si falta un comportamiento externo, tampoco la habrá.

 

De esta manera, siendo que se exige un comportamiento humano, quedan por supuesto excluidos del concepto de acción, los hechos de los animales, así como de las cosas inanimadas o abstractas.

 

En relación a la omisión, podemos afirmar que sería la no realización de la conducta prescrita por el ordenamiento jurídico en un momento determinado y cuya inacción se encuentra penada por la ley. Dicha inactividad debe ser voluntaria, es decir, el sujeto teniendo la posibilidad de realizar una conducta ajustada a la ley, eligió no hacerla. Como consecuencia de ello, se origina el hecho punible.

Conclusión

De todo lo anterior, podemos concluir que desde el punto de vista objetivo, para la configuración del delito o del hecho punible es necesaria la existencia de una conducta realizada por el ser humano. Ello debe ser o de forma activa u omisiva, que afectan la vida social y en los cuales se refleja el hombre como tal, esto es, dotado de voluntad y libre albedrío.

 

Asimismo, que dependiendo de la óptica en la cual se observe la conducta castigada por la ley, se puede determinar su tipicidad y a su vez su relación con la antijuricidad, para ubicar al sujeto en la sanción prevista por el ordenamiento jurídico penal.  Esperamos haber sido claros y que te haya gustado nuestra explicación.

 

¿Te gustó este artículo sobre el delito como hecho típico dañoso? ¡Comenta abajo y comparte por tus redes sociales!

Artículos relacionados

¿Cómo graduarse de abogado y sobrevivir en el inte... A algunas personas se les dificulta la carrera de derecho, se dan cuenta de que hay que leer demasiados textos sumamente largos y complejos, que la ju...
¿Entiendes el Derecho Penal General? El Derecho Penal es una de las ramas de la ciencia jurídica de las que más conocimiento tiene la sociedad. Siendo una rama que aplica sanciones aquell...
¿Cuál es la diferencia entre difamación, injuria y... Las diferencias principales entre difamación, injuria y calumnia saltan a la vista si se realiza un correcto estudio de las normas que contienen estos...
¿Qué es la teoría del Delito? Descúbrelo aquí De todas las áreas de estudio del Derecho Penal, posiblemente una de las más importantes resulta ser la Teoría del Delito, no solo por establecer los ...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •