actos propios

¿Qué son los actos propios? Aquí te lo explicamos

Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, mención Cumlaude, funcionario del Poder Judicial Venezolano con experiencia en Derecho Procesal Civil y coordinador academico en Handbook.

En el Derecho Procesal, existen muchos principios que regulan la actuación de las partes durante todo el proceso ante el órgano jurisdiccional; ya que como hemos explicado en otros artículos: son normas de imperativo cumplimiento. Uno de ellos es la doctrina o principio de los actos propios también conocido como: venire contra factum proprium non valet, que norma la inadmisibilidad de actuar contra los propios actos hechos con anterioridad en perjuicio de la otra parte. Te explicaremos sobre ello en el presente artículo. Esperamos sea de tu agrado.

Principio de los actos propios

Definición doctrinaria

La doctrina ha definido este principio como:

…el principio general de derecho que establece la imposibilidad de actuar contra los propios actos hechos con anterioridad; es decir que se prohíbe que una persona pueda ir contra su propio comportamiento mostrado con anterioridad para limitar los derechos de otra, que había actuado de esa manera en la buena fe de la primera. Constituye un límite del ejercicio de un derecho subjetivo, de una facultad, o de una potestad, como consecuencia del principio de buena fe que debe imperar en los procesos judiciales, en consonancia con los principios de lealtad y probidad procesal

Tal situación significa que nadie puede variar de comportamiento injustificadamente cuando ha generado en otros una expectativa de comportamiento futuro. Las conductas procesales adoptadas por las partes deben ser consecuenciales, y revestidas de lógica, esto significa que el acto que sigue al que precede debe y tiene que ser motivado por el último. En el proceso, los actos procesales que se despliegan están unidos homogéneamente desde su inicio hasta su conclusión, por los términos en que la litis fue trabada para determinar el correcto proceder de los actos.

 

La teoría de los actos propios hace un examen en torno al proceder y coherencia de los alegatos explanados por las partes, de manera que otorgarle legitimidad o valor a una conducta o a un acto heterogéneo el cual produce una contradicción entre lo alegado y lo que se pretende y la contradictoria conducta última del litigante, genera una inconsecuencia que busca modificar los términos en que fue trabada la litis, lo que resulta incomprensible e inaudito, por confuso para el juzgador y que es una actuación contraria al ordenamiento jurídico, por causar perjuicios a la otra parte. 

Contenido

En esta teoría no basta la mera contradicción de un acto previo con otro posterior. Con base en la autonomía moral de todo individuo, toda persona tiene libertad y por ende, puede corregir y enmendar sus errores cambiando la futura conducta. El núcleo de la teoría del acto propio se halla en las expectativas legítimas. Dado que el individuo es un agente racional, puede planificar su futuro basándose en ciertas razones, que son hechos, creencias, deseos, etc.

 

Ahora bien, el supuesto es que un agente, con su conducta, bajo ciertas condiciones de contexto, puede abrir o crear ciertas expectativas a terceros, que sean justificadas en razones y que sean legítimas según los principios del ordenamiento jurídico. Al planificar su desenvolvimiento, el tercero puede invertir tiempo y esfuerzo y el agente con su conducta inconsecuente puede cerrarle o frustrarle las expectativas, causándole un daño injusto.

 

Consecuencia

Es por ello que se afirme que la consecuencia básica de este principio sea procesal; es decir, la prohibición para el agente inconsecuente, de poder alegar judicialmente el cambio de su conducta como hecho operativo o fundante de algún derecho o potestad propia, frente a ese tercero confiado. 

 

Ejemplo

Un ejemplo sería que la parte actora en primera instancia afirme durante todo el juicio su cualidad para actuar; se decida la causa sin lugar y en el juzgado superior una vez propuesta la apelación: denuncie la sentencia de primera instancia por contener vicios con relación a su propia cualidad para actuar, ya que no la tenía. 

Jurisprudencia y Doctrina

Para entender con mayor profundidad este principio procesal, se debe traer a colación la sentencia de fecha 06/03/2014, dictada por el Tribunal Superior del Circuito Judicial Civil, Mercantil y de Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, Exp.  GP31-R-2013-000029, a cargo del juez: RAFAEL EDUARDO PADRÓN HERNÁNDEZ , que de forma acertada estableció lo siguiente:

…la doctrina del acto propio importa una limitación o restricción al ejercicio de una pretensión. Se trata de un impedimento de “hacer valer el derecho que en otros caso podría ejercitar”. Lo obstativo se apoya en la ilicitud material (se infringe el principio de la buena fe) de la conducta ulterior en contradicción con la que precede. Y se trata de un supuesto de ilicitud material que reposa en el hecho de que la conducta incoherente contraría el ordenamiento jurídico, considerado éste inescindiblemente…

Asimismo, el autor Adolfo Pilner (autor argentino), sobre la teoría de los actos propios ha establecido que:

...el proceso judicial no es un juego en que cada cual puede cambiar de campo según las circunstancias. Cada litigante debe ser leal y consecuente con su fortuna y con el lugar que ocupa en la contienda… Nadie puede volver sobre sus propios actos sin obrar de mala fe… Estos preceptos no escritos de nuestro derecho de fondo son, sin embargo, el sustrato de la juridicidad moderna luego del fracaso del riguroso positivismo jurídico que reinó en el siglo pasado. Si bien derecho y moralidad tienen campos propios y distintos, no puede concebirse un derecho aplicable por los jueces contrario a la moral, ni una norma jurídica que no contenga un “mínimo de moral” como solía decirse durante los primeros embates contra la rigidez del positivismo…

De lo anteriormente transcrito, puede decirse que la teoría de los actos propios, establece que si el comportamiento procesal desplegado por la parte significa una contradicción con un obrar anterior, tal contradicción implicaría una modificación de trascendencia, pues cambiaría el curso de la causa y originaría confusión, no solo al juzgador, sino a la otra parte del juicio, con la cual se debe actuar con buena fe, lealtad y probidad procesal durante todo el juicio.

Conclusión

Se puede concluir que el principio o doctrina de los actos propios significa la imposibilidad o inadmisibilidad de actuar contra los propios actos hechos con anterioridad; es decir, que se prohíbe que una persona pueda ir contra su propio comportamiento  mostrado con anterioridad para limitar los derechos de otra, que había actuado de determinada manera en la buena fe de la primera, como una garantía del debido proceso, lealtad y probidad procesal que debe reinar en todo juicio sometido a los órganos jurisdiccionales. Esperamos haber sido claros y que te haya gustado nuestra explicación, nos vemos en una próxima oportunidad.

 

¿Te gustó este artículo sobre el principio de los actos propios? Si es así compártelo en tus redes sociales y si tienes algo que agregar coméntalo y dinos lo que piensas.

Artículos relacionados

¿Crees conocer los principios del Derecho? Pon a p... Los principios del Derecho son una de las fuentes más importantes que existen y nos ayudan a adoptar una determinada postura frente a la duda de qué h...
Propiedad Intelectual (IP Law) | Derecho Anglosajó... A lo largo de la historia, la protección de los derechos creativos y no tangibles de la persona en el Derecho Mercantil y el comercio tanto interno co...
10 abogados que pasaron a la historia por sus gran... Han existido un número casi incontable de abogados a lo largo de la historia. Esta situación hace que a veces los nombres o el trabajo de algunos sea ...
¿Sabes realmente qué es el Derecho Procesal? En muchos artículos hemos explicado figuras jurídicas que forman parte del Derecho Procesal, tales como: la Jurisdicción, la acción, la demanda, la pr...