intuito personae - contratos - persona escribiendo - contrato de obras

¿Qué es el contrato de obras? Descúbrelo aquí

Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, mención Cumlaude, funcionario del Poder Judicial Venezolano con experiencia en Derecho Procesal Civil y coordinador academico en Handbook.

En el mundo del Derecho Civil, existen muchos acuerdos y convenios que por su naturaleza jurídica, tienen una regulación expresa en la ley sustantiva respectiva del país que se trate. Tal es el caso del “contrato de obras, entendido conforme a la doctrina internacional, como aquel mediante el cual una parte se compromete a ejecutar determinado trabajo, con el pago de un precio que la otra se obliga a satisfacerle y que será objeto de estudio en el presente artículo. Esperamos sea de tu agrado.

Contrato de Obras

Nociones Generales y fundamento legal

En primer término, se hace indispensable traer a colación el artículo 1.630 del Código Civil Venezolano, que define lo que debe entenderse por contrato de obras, en los siguientes términos:

…El contrato de obras es aquel mediante el cual una parte se compromete a ejecutar determinado trabajo por sí o bajo su dirección, mediante un precio que la otra se obliga a satisfacerle…

De la norma supra transcrita y siguiendo la jurisprudencia patria, como el caso de la sentencia de fecha 19/02/2016 dictada por el Tribunal Primero de Municipio Ordinario y Ejecutor de Medidas del Municipio Caroní del Segundo Circuito de la Circunscripción Judicial del Estado Bolívar, Exp. 12.984, a cargo de la Jueza: Ana Mercedes Vallee, el contrato de obras involucra un compromiso o la voluntad de ejecutar determinados trabajos por cuenta del contratado a cambio del pago de una suma de dinero o de bienes muebles e inmuebles, dependiendo de lo que se haya pactado.

 

Partes del Contrato

Asimismo, se distingue entre las partes contratantes: aquel que se compromete a realizar un determinado trabajo, llamado contratista, empresario, operario, obrero o artesano, a otra persona llamada comitente, contratante o dueño de la obra, por el pago de un precio determinado.

Carácter Intuitu Personae

​La frase “Intuitu Personae” es una locución latina que significa: “en función de la persona” o “respecto a la persona” o “en atención a la persona” y que es especialmente utilizada para calificar una relación existente entre dos o más personas, o una determinada circunstancia,  que no puede ser transportada o transferida a un tercero, pues depende específicamente de la o las personas involucradas. En efecto, hace referencia a aquellos actos o contratos en que la identidad o determinadas características personales de una parte (o de ambas) son factor determinante de su celebración.

 

Un ejemplo claro es el contrato de obras (por lo menos en principio), con relación al contratista, ya que por lo general, el error sobre su identidad o sobre sus cualidades puede ser invocado, como causa de anulabilidad del contrato conforme con el artículo 1.148 del Código Civil Vigente y explicado en el artículo de vicios del consentimiento.

 

En efecto, si el contrato es para la realización de una pintura por las características profesionales del pintor (a título de ejemplo), por el carácter intuito personae, de ese contrato: si el pintor muere, se le crea una discapacidad o cualquier otra circunstancia que imposibilite la realización de la pintura, el contrato queda resuelto; ya que no puede ser cumplido ni ejecutado por un tercero.

Precio en el contrato de obras

El precio es la contraprestación que el comitente o contratante satisface al contratista por la obra prometida, lo cual resulta evidente en la expresión “mediante un precio” contenida en la definición del Art. 1.630 supra transcrito, al cual se le denomina también como compensación, honorario o retribución.

 

Ahora bien, si el precio es la contraprestación que se debe por la obra, necesariamente tenemos que admitir que la oportunidad para hacer efectivo el pago del precio es en el momento de la entrega de la obra. Sin embargo, esto no pasa de ser una regla general aplicable solo en aquellos casos en que las partes no han establecido absolutamente nada sobre el particular; ya que en la mayoría de los casos,  el contrato contiene disposiciones que regulan la forma de pago del precio.

 

Determinación del precio

En primer término si no se ha fijado precio, se presume que las partes han convenido en el que ordinariamente se paga por la misma especie de obras; y a falta de este, por el que se estime equitativo a juicio de peritos, conforme al artículo 1.632 del código eiusdem. Por otro lado, si se ha convenido en dar a un tercero la facultad de fijar el precio y muere este antes de procederse a la ejecución de la obra, es nulo el contrato; si muere después de haberse procedido a ejecutar la obra, debe fijarse el precio por los peritos (Art. 1.633 del mencionado código).

Obligaciones de las partes

Podemos destacar las obligaciones del contratista y del contratante, en los siguientes términos:

Obligaciones del Contratista

  1. Como principal obligación tenemos la de ejecutar la obra: entendiéndose todo lo que sea necesario para concluir la misma, con la obligación de proveer el material, en caso de que así haya sido establecido en el contrato (Art. 1.631 Código Civil) y entregarla conforme a los términos establecidos por las partes.
  2. La obra, en todo caso, debe ser ejecutada conforme a las estipulaciones del contrato y en silencio de estas, conforme a las  normas técnicas generalmente aceptadas. Las “estipulaciones del contrato” encuentran su máxima expresión en los planos y especificaciones, proyectos que figuran en ciertos contratos y que responden a los intereses de las partes.  Asimismo “las normas técnicas generalmente aceptadas, no son solo las concernientes a la seguridad, estabilidad y utilidad de la obra; sino también las relativas a su forma y aspecto estético, cuando de acuerdo con las circunstancias esos factores sean relevantes.
  3. En cuanto al momento de la ejecución de la obra, el cumplimiento de las obligaciones del contratista en la mayoría de los casos, no puede efectuarse en el momento en que el contrato de obras se perfecciona, de modo que es de la naturaleza de este contrato, la existencia de un término para que el contratista cumpla sus obligaciones.
  4. El contratista responde por inejecución, retardo, diversidades y vicios de la obra, conforme al derecho común y siempre que no se deban a una causa extraña no imputable.

Obligaciones del Contratante

  1. Como primera obligación tenemos la de recibir la obra: esta obligación guarda relación con las tres etapas finales del cumplimiento del contrato de obras, que son el examen, aceptación y recepción de la obra.  El examen de la obra, comprende la realización de las operaciones necesarias para constatar si aquella ha sido debidamente ejecutada, siempre que las mismas estén previstas en el contrato o sean señaladas por los usos y reglas técnicas. La aceptación de la obra, consiste en la declaración de voluntad del comitente, manifestada por sí o por persona de su elección, de recibir la obra tal como se encuentra. Por último la recepción de la obra consiste en el momento que el contratante entra en posesión legítima de la mencionada obra.
  2. Pagar el precio establecido: El precio debe pagarse en el momento pactado o en el fijado por la costumbre y a falta de pacto o costumbre, al tiempo de la entrega de la obra conforme al artículo 1.646 del mencionado código.
  3. Como obligaciones secundarias tenemos el deber de cooperar con el contratista, no solo en cuanto a que no debe perturbarlo en la ejecución de la obra; sino en el sentido de que debe realizar todos los actos necesarios para que el contratista pueda cumplir con sus obligaciones.

Causas de extinción del contrato de obras

Además de las causas de extinción comunes a todos los contratos, el contrato de obra se extingue por desistimiento del comitente y la muerte del contratista. En relación al desistimiento, el artículo 1.639 del Código Civil, establece que el dueño puede desistir por su sola voluntad de la construcción de la obra, aunque se haya empezado, indemnizando al contratista de todos sus gastos, de su trabajo y de la utilidad que hubiese podido obtener de ella.

 

Sin embargo y como regla general, la declaración del desistimiento debe ser comunicada al contratista, no está sometida a ninguna formalidad y surte efectos desde que es conocida por el contratista, aunque no se le haya pagado la indemnización prevista por la Ley. Por otro lado, el artículo 1.640 del código supra, establece que el contrato de obras se resuelve por la muerte del obrero, del arquitecto o del empresario de la obra, por su carácter “Intuitu Personae”, explicado anteriormente.

Conclusión

De todo lo anterior podemos concluir que el contrato de obras es aquel mediante el cual una parte se compromete a ejecutar determinado trabajo por sí o bajo su dirección, mediante un precio que la otra se obliga a satisfacerle conforme a los términos y en las condiciones que establezcan las partes, en consonancia a su vez con el principio de autonomía de la voluntad que rige el Derecho Civil Contratos. Esperamos haber sido claros, hasta una próxima oportunidad.

 

¿Te gustó este artículo sobre el contrato de obras? Si es así compártelo en tus redes sociales y si tienes algo que agregar coméntalo y dinos lo que piensas.

Artículos relacionados

7 conceptos de amparo según varios autores Hablando de Amparo, desde sus inicios, hasta hoy en día, el Juicio de Amparo ha sido considerado como el más importante medio de control constituciona...
5 momentos oscuros de la historia del Derecho A lo largo de la historia, han existido políticas y leyes que han ido en contra de los principios generales del Derecho y los Derechos Humanos como lo...
10 importantes conceptos del Derecho Mercantil El Derecho Mercantil es una de las ramas más grandes e importantes del Derecho desde su creación, siendo el encargado de regular las relaciones entre ...
5 razones por las que deberías estudiar Derecho Razones por la que deberías estudiar Derecho, pues existen muchas. Muchos toman al Derecho como la carrera para los que no quieren estudiar números, p...