consentimiento en el contrato - persona firmando

¿Qué es el consentimiento en el contrato? Averígualo aquí

Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, mención Cumlaude, funcionario del Poder Judicial Venezolano con experiencia en Derecho Procesal Civil y coordinador academico en Handbook.

En el artículo del contrato, explicamos que es un acuerdo unánime entre dos o más personas para constituir, reglar, modificar o extinguir un vínculo jurídico. Asimismo, que sus elementos esenciales son el consentimiento de las partes, el objeto que pueda ser materia contractual y la causa lícita. De allí que y a los fines de entender estos elementos, hemos querido realizar el presente artículo del “consentimiento en el contrato“, para su mayor estudio y análisis. Esperamos sea de tu agrado.

El Consentimiento en el Contrato

Nociones Generales y definición doctrinaria

Conforme a la doctrina del ilustre autor Eloy Maduro Luyando, en su libro “Curso de Obligaciones, Tomo II”, el consentimiento en el contrato puede ser definido como:

el acuerdo de voluntades para crear obligaciones, es una manifestación de voluntad deliberada, consciente y libre, que expresa el acuerdo de una persona respecto de un acto externo ajeno…

En ese orden el artículo 1.141 del Código Civil, establece que entre las condiciones requeridas para la existencia del contrato: la primera de ellas es el consentimiento de las partes; ya que a juicio del legislador, es indispensable la declaración de voluntad libre de cada una de ellas, con respecto a las cláusulas contenidas en el mismo; caso contrario, sería una causa de anulabilidad de la referida relación contractual.

La declaración de voluntad en el consentimiento

Siguiendo la doctrina de Maduro Luyando, el consentimiento en el contrato está constituido por diversas manifestaciones de voluntad que son comunicadas entre las partes que las emiten y se integran recíprocamente. Asimismo, cada una de esas declaraciones de voluntad son adhesivas con las otras declaraciones de voluntad; es decir, manifiestan su acuerdo con las otras voluntades. De allí que estas declaraciones suponen un acto volitivo libre, deliberado y consciente y solo pueden producir efectos jurídicos, en tanto son comunicadas a la otra parte, de modo que estas las conozcan y resuelvan en consecuencia.

 

No basta con que exista una voluntad, sino también es necesario que se comunique esa voluntad, de modo que se pueda tener conocimiento de la misma. Desde este punto de vista, pueden tenerse dos tipos de voluntades: la voluntad real o lo realmente querido por las partes y la voluntad declarada, es decir la voluntad manifestada en el contrato:

 

Voluntad real

La voluntad real, también denominada voluntad interna, es aquel acto de naturaleza psicológica que está integrado por lo realmente querido por el sujeto. Cabe entender que la fuerza obligatoria del contrato está en la autonomía de la voluntad y por ello la ausencia absoluta de la voluntad interna, impide que se forme el consentimiento, como ocurre en los casos de violencia. Ahora bien, siendo la voluntad interna un acto psicológico, solo produce efectos una vez se haya exteriorizado mediante una declaración de voluntad.

 

Voluntad declarada

Es aquella manifestación que produce efectos jurídicos, al ser exteriorizada mediante las formas que determina la ley y con comunicación a la otra parte. En virtud del principio de la buena fe, el emitente de la declaración de voluntad, debe expresarla en términos claros y precisos, a los fines de que el destinatario pueda entenderla en toda su integridad. Ahora bien, esta voluntad declarada puede revestir de dos formas: las manifestaciones expresas y las manifestaciones tácitas. 

 

Las manifestaciones expresas pueden realizarse mediante el lenguaje escrito, hablado o mímico o por medios técnicos (radio, télefono, internet). Las manifestaciones tácitas de voluntad, son aquellas que se deducen de modo indudable de una determinada conducta de un sujeto de derecho, cuando este no ha efectuado manifestación expresa alguna. Un ejemplo claro de ello es el contrato de arrendamiento a tiempo indeterminado (Artículo 1.600 del Código Civil), cuando una vez terminado el contrato, las partes continúan cumpliendo sus respectivas obligaciones; de allí que se presume la voluntad de su renovación.

 

Jurisprudencia

Para entender con mayor profundidad el papel de los elementos del contrato, como el caso del consentimiento; se hace indispensable traer a colación la sentencia de fecha 12/08/2010, Exp. 1021-2018, dictada por el Juzgado de los Municipios Jáuregui, Antonio Rómulo Costa, Seboruco, José María Vargas y Francisco de Miranda de la circunscripción judicial  del estado Táchira, a cargo del Juez: Edixon Elberto Olano Jaimes,

…De una manera general, se puede afirmar que los elementos del contrato son aquellas condiciones o circunstancias que lo configuran y que son indispensables para su existencia o para su validez, es el caso por ejemplo, del consentimiento, elemento indispensable para la existencia de todo contrato y de la capacidad, presupuesto fundamental para la validez del mismo. Esas condiciones requeridas por el citado artículo, son aquellas indispensables a la propia figura del contrato, de modo que la falta de alguna de ellas impide la formación del contrato, lo hace inexistente. 


Es el caso del consentimiento, el objeto y la causa. La ausencia de uno de estos elementos implica la no existencia del contrato. El contrato que deja de reunir alguna condición o elemento de validez, existe, pero puede ser declarado nulo. El contrato que deja de reunir alguna condición o elemento esencial a la existencia, no tiene existencia jurídica, es inexistente, y por lo tanto no produce efecto alguno. Es la diferencia básica entre las condiciones o requisitos de existencia y las condiciones o requisitos de validez.

 

En otros términos, podemos afirmar, que si la convención carece de uno de los elementos señalados en el articulo citado, esta no alcanza completamente valor legal, aunque su forma extrínseca sea correcta, es decir, que a pesar de estar revestido de las formalidades establecidas en la ley, el instrumento no produce ningún efecto jurídico, y no por que este sea nulo o anulable, sino por que el contrato no ha existido en lo absoluto y el acto no ha dado vida a ningún vínculo entre las partes, por lo tanto no generó nunca obligaciones para estas…

De la sentencia parcialmente transcrita, queda en evidencia que si el contrato carece de uno de sus elementos existenciales (consentimiento, objeto y causa), no lo hacen anulable; sino que el mismo no existe en la esfera jurídica y por lo tanto no generó obligaciones para las partes en virtud de su inexistencia.

Conclusión

De todo lo anterior, podemos concluir que el consentimiento en el contrato, es el acuerdo de voluntades para crear obligaciones y por ende una manifestación de voluntad deliberada, consciente y libre, que expresa el acuerdo de una persona respecto de un acto externo ajeno y que las irregularidades o vicios en el mismo ocasionan la nulidad de la relación contractual.  Esperamos haber sido claros y que te haya gustado nuestra explicación, nos vemos en una próxima oportunidad.

 

¿Te gustó este artículo sobre el consentimiento en el contrato? Si es así compártelo en tus redes sociales y si tienes algo que agregar coméntalo y dinos lo que piensas.

Artículos relacionados

La Moral y el Derecho: Consideraciones generales En otros artículos como en el de Derecho Natural y Derecho Positivo,  explicamos que el Derecho, al ser un conjunto de normas jurídicas que regulan co...
¿Cómo revisar un expediente judicial? Aquí te lo c... En otros artículos como el de ¿Cuáles son los funcionarios que integran un Tribunal?, explicamos que en cualquier sistema judicial del mundo, para ent...
¿Crees saber mucho de derecho de familia? Pon a pr... El Derecho Civil Familia es el conjunto de normas que regulan las distintas relaciones, patrimoniales y personales, que se dan en ese núcleo primario ...
¿Conoces la diferencia entre Proceso y Procedimien... Consideramos necesarias algunas precisiones acerca de los términos proceso y procedimiento ya que, en el manejo cotidiano del lenguaje jurídico por pa...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •