Conoce algunas generalidades del tráfico de personas y su diferencia con la trata de personas

Conoce algunas generalidades del tráfico de personas y su diferencia con la trata de personas

Abogada egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Monitora por el Edo. Bolívar de Amnistía Internacional. Diplomado en Transporte y Comercio Marítimo. Editora en Handbook

Es usual encontrar en diversos textos el uso de la denominación del tráfico de personas como sinónimo de la trata de personas. En el presente artículo, además de establecer la debida diferenciación entre cada uno, nos dedicaremos en abordar a fondo el primero de estos delitos. Ello en razón de que actualmente se aprecia en la realidad de diversos países a niveles bastante elevados. Esperamos les sea de ayuda.

El Tráfico de Personas y sus Nociones Básicas

Concepto

En primer término, es menester referirnos a la etimología de la palabra tráfico, la cual tiene su origen en el vocablo italiano. Se refiere al tránsito o desplazamiento de medios de transporte, seres humanos u objetos por algún tipo de camino o vía.

Ahora bien, el tráfico de personas ha sido definido por el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire de la siguiente manera:

Facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material.

Asimismo, es importante hacer hincapié en el hecho de que esta definición no aplica a quienes procuran su propia entrada ilegal o la de otros por motivos distintos a los de obtener beneficios financieros o de otro orden material. Tal es el caso de las personas que procuran la entrada ilegal de sus familiares. Así como, las organizaciones caritativas que prestan asistencia para el desplazamiento de refugiados o solicitantes de asilo.

 

Diferencias entre el tráfico de personas y la trata de personas

Antes de adentrarnos en el tema del tráfico de personas, es de suma importancia hacer una distinción entre este y la trata de personas. Ello en razón de que suele observarse el uso de ambos sin distinción alguna:

 

Modalidad de acción y coste

Primeramente, es de resaltar que ambos entrañan el movimiento de seres humanos para obtener algún beneficio. Sin embargo, en el caso de la trata, deben darse dos elementos adicionales con respecto al tráfico ilícito. A saber, debe tratarse de una forma de captación indebida (coacción, engaño o abuso de poder) y, la actividad ha de realizarse con algún propósito de explotación, aunque el mismo finalmente no se cumpla. Es decir, en la trata de personas, la fuente principal de ingresos para los delincuentes es el producto obtenido con la explotación de las víctimas.

 

En el caso del tráfico ilícito, por su parte, el precio pagado por el migrante ilegal es la fuente principal de ingresos. En este sentido, no suele mantenerse ninguna relación persistente entre el delincuente y el migrante una vez que este ha llegado a su destino.

 

Transnacionalidad del delito

En cuanto a este punto, el tráfico ilícito es siempre de carácter transnacional, en tanto que la trata puede serlo o no. Se considera transnacional por el hecho de tenerse como consumado con la entrada a otro país. Ello sin haber cumplido los requisitos migratorios necesarios para entrar legalmente en tal Estado receptor.

 

Cabe destacar que puede haber elementos de ambos delitos o mutación de un delito a otro. Esto debido a que existen casos de víctimas de trata de personas que comienzan su itinerario consintiendo en ser trasladadas ilícitamente. No obstante, los migrantes así trasladados pueden después ser engañados o forzados a soportar situaciones de explotación. De esta manera es como terminan por convertirse en víctimas de trata de personas.

 

En tales casos, los Estados tendrán que basarse en las medidas existentes contra el tráfico ilícito de migrantes hasta que puedan demostrarse los elementos constitutivos del delito de trata de personas.

 

Asistencia

Asimismo, las víctimas de la trata de personas deben recibir servicios de protección y de asistencia. Tal respuesta normalmente no aplica a los migrantes que han ingresado ilícitamente en un Estado. Por consiguiente, preocupa que las autoridades puedan considerar casos de trata de personas como de tráfico ilícito de migrantes para minimizar su responsabilidad de ofrecer protección y apoyo a las víctimas.

 

Contexto histórico y actualidad

El escenario de movilidad y mercantilización del ser humano han conllevado a que a lo largo de la historia el tráfico de seres humanos también se modifique. En el pasado, ese fenómeno se caracterizaba era por la esclavitud, con la trata transatlántica de esclavos. Con el paso del tiempo empezamos a presenciar el tráfico ilícito de migrantes.

 

Este flagelo es el resultado de un mundo globalizado identificado por la pobreza, desempleo, analfabetismo, desastres naturales, conflictos, guerras civiles, ausencia de oportunidades laborales, inaccesibilidad a los servicios de salud y de educación.

 

Son estas las principales razones que impulsan a gran cantidad de personas a correr riesgos en busca de alternativas para subsistir. Resaltando que es la clandestinidad en la que incurren los migrantes, lo que los hace blanco fácil para el crimen y delincuencia organizada.

 

Delito transnacional y Corrupción

El tráfico de personas como delito trasnacional se encuentra recogido en la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional de 2000 y en el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire, que la complementa. Asimismo, y como delito trasnacional, tiene sobre él una gran influencia otros hechos punibles como lo es la corrupción. 

 

En efecto, los traficantes establecen sus rutas de tráfico por las vías en las que existe o se puede incitar a la corrupción. Este delito aliado, puede además ser sistemático, institucional o individual. Puede producirse en las diversas etapas del tráfico, a saber: en la captación, transporte, entrada o permanencia ilegal de un migrante. Facilita además la falsificación y uso de documentos de viaje y de identidad fraudulentos.

 

Igualmente, facilita el uso de la extorsión luego de que los traficantes o migrantes objeto de tráfico ilícito han sido detenidos. Ello con la intención de obtener más dinero de los mismos o de sus familiares.

 

Conclusión

Hoy por hoy, los traficantes de migrantes utilizan métodos distintos para llevar a cabo este ilícito que día a día incrementa sus cifras. Los principales casos tienen lugar tanto en América como en África oriental, septentrional y occidental y Europa. Ante ello, la comunidad internacional ha dirigido sus esfuerzos para hacer cumplir el marco legislativo fundamental a través de iniciativas y acciones conjuntas.

 

Sin embargo, cada Nación debe implementar políticas públicas para luchar contra este flagelo que si bien tiene carácter internacional, también afecta a la ciudadanía del país donde es cometido. Esperamos les haya gustado el presente artículo y hasta una próxima oportunidad.

 

¿Te gustó este artículo sobre el tráfico de personas? Si es así compártelo en tus redes sociales y si tienes algo que agregar coméntalo y dinos lo que piensas.

Artículos relacionados

5 Frases de Hugo Grocio que deberías conocer En el artículo de 5 frases de León Duguit, analizamos algunas frases de ese famoso jurista francés, especialista en Derecho público y la doctrina real...
7 Cosas que no sabías sobre la criminalidad femeni... La criminalidad femenina o delincuencia femenina es la conducta delictiva de la mujer, que a lo largo de la historia ha sido analizada y estudiada des...
7 Series de TV que estudiantes de derecho y abogad... Las series de TV para de abogados suelen ser las más polémicas y controversiales. Los escenarios jurídicos improbables, mezclados con las dificultades...
¿Cuál es la diferencia entre Derechos Humanos y De... Cuando hablamos del Derecho, una de las primeras cosas en las que pensamos son los derechos humanos. Posterior a la Segunda Guerra Mundial, la comunid...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comenta sobre este artículo