abogado del terror - jacques verges

¿Sabes a quién le apodan el abogado del terror? Descúbrelo aquí

Abogada egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Monitora por el Edo. Bolívar de Amnistía Internacional. Diplomado en Transporte y Comercio Marítimo. Editora en Handbook



En la historia del Derecho siempre han existido abogados que defienden a aquellos acusados de delitos graves, ya sea por considerarlos inocentes o por considerar que el derecho a la defensa siempre debe prelar sobre la moral. Uno de los abogados más reconocidos por defender a acusados de crímenes graves como los crímenes de guerra y lesa humanidad es el apodado “abogado del terror”, Jacques Vergès.

 

Jacques Vergès, apodado el abogado del terror por sus casos y estrategias, fue uno de los abogados más singulares y conocidos del Siglo XX por los casos particulares que tomaba, defendiendo a criminales genocidas y terroristas, y las tácticas provocativas que utilizaba. A continuación les hablaremos un poco más sobre este personaje del derecho.

 

¿Quieres aprender Derecho en línea? ¡Entra a nuestra página y conoce la oferta de cursos que tenemos!

El Abogado del Terror

Quién fue

Nacido en Tailandia en 1925, su padre era francés y madre vietnamita, a los 17 años de edad se unió al ejército de la Francia Libre para defender a su país de la invasión nazi. En 1.955 se inscribe en el Colegio de Abogados de París e inició su ejercicio en el Despacho del letrado Jules Broker, despacho conocido por tomar casos de carácter político.

 

Públicamente maoísta, su inclinación política le trajo ciertas problemáticas mientras vivía en Argelia, siendo destituido de sus funciones públicas y obligado a volver a Francia hasta 1.965 cuando logra volver al país africano hasta 1978, cuando reaparece en París después de 8 años de desaparición del ojo público con una fortuna de origen desconocido. Murió en París el 13 de agosto de 2013 de una insuficiencia cardíaca, a los 88 años.

Casos famosos

Este abogado es reconocido por los polémicos casos que atendía, y el tipo de clientes que defendía. Defensor y amigo de terroristas, torturadores y dictadores, sus clientes más renombrados fueron el criminal de guerra nazi Klaus Barbie, conocido como “El carnicero de Lyon”, líder de la  Gestapo y de las SS alemanas, Ilich Ramírez Sánchez,  terrorista venezolano conocido como “El Chacal”, el líder del Jemer rojo camboyano Khieu Sampham, y el expresidente serbio y yugoslavo Slobodan Milósevic.

 

Oto de sus casos conocidos es el de la defensa de la militante del Frente de Liberación Nacional (FNL) Djamila Bouhired, quién había sido condenada a muerte por terrorismo y fue indultada y liberada gracias a la defensa de este abogado. Años después se convertiría en su esposa.

La Estrategia de la Ruptura

Además de haber sido el abogado del terror, Vergès era conocido por haber establecido ciertas estrategias judiciales. En su libro denominado De la stratègie judiciaire, el jurista estableció dos tipos de comportamientos o estrategias judiciales: la de la ruptura y la de la connivencia.

 

La primera de ellas, extraída de cartas del líder bolchevique Lenin a Elena Stasova, comprendía el denegar las facultades que las Cortes poseían para juzgar a los acusados, el no participar en los procedimientos judiciales, el uso de los abogados para argumentar la falta de competencia o jurisdicción y usar el juicio como un medio de agitación. La estrategia de la Connivencia, por el contrario, comprende el hacer que en un proceso judicial se compartan entre el acusado y los Jueces el juzgamiento de los fines políticos del sistema judicial.

 

De acuerdo a Vergès, estas dos estrategias reflejan la existencia de un acuerdo previo entre el sistema judicial (los jueces como tal) y el acusado, al expresar que:

El proceso tiene como función arreglar las contradicciones entre los individuos y las sociedades con el acuerdo, o al menos la aquiescencia, de los propios acusados.

Para Vergès, para que un juicio sea exitoso, debe existir un consentimiento por parte del acusado sobre la legalidad de la sentencia, y si el acusado se niega a la autoridad de este sistema, se frustra el proceso. Sin embargo, lo que normalmente ocurre es que el acusado acepta en contra de su voluntad, a lo que el autor denomina una falsa connivencia.

 

Estrategia final de Vergès

De acuerdo a su estrategia, el sistema judicial está constituido por los que detentan el Poder, y responden a los intereses políticos de los mismos, tanto la Fiscalía como la Judicatura, y es aquí donde el acusado debe exponer las causas políticas subyacentes que llevan al sistema a tomar esas decisiones. Este abogado al momento de defender a sus clientes abogaba por tres situaciones: El entusiasmo revolucionario, una llamada al Derecho Internacional Público y una llamada a la opinión pública.

Estrategia del Abogado del Terror

El apodo de abogado del terror o del diablo viene de su estrategia utilizada en el caso de la defensa de Klaus Barbie, jefe de la Gestapo en su juicio por crímenes de lesa humanidad en Lyon, Francia. En este juicio, en su alegato final y en conjunto con Me Jean-Martin Mbella y Me Nabil Bouaïta, dos letrados del Congo y Argelia respectivamente, el abogado del terror se ganó este apodo al darle un giro al proceso penal llevado a cabo, creando confusión sobre la validez de las normas utilizadas y la institución en general a través de una defensa de contrastes.

 

Su forma de traspasar al defendido virtudes y honores suyos propios al haber sido parte de las fuerzas de la Francia Libre y de crear duda sobre la aplicación de leyes penales creadas específicamente para los Juicios de Nuremberg con un carácter retroactivo, cuando las acciones para el momento de su comisión eran legales.

 

Haciendo uso de la retórica, dando a entender la incompetencia de los franceses de condenar a un ciudadano alemán con una norma externa a la del pueblo alemán y posterior a la caída del régimen nazi y estableciendo semejanzas entre la situación de Lyon con los crímenes que Francia había cometido en sus colonias africanas simultáneamente con la toma de poder de Hitler en Alemania, el abogado creó una ruptura en las acusaciones. Vergès estableció que:

La Humanidad no puede alegarse solamente a favor del hombre blanco europeo o americano, (…) así no puede aplicarse la figura penal de crímenes contra la humanidad.

Aun cuando no ganó el caso, la defensa de Vergès ha sido estudiada en múltiples ocasiones y en la actualidad es reconocido por el uso del contra argumento y la retórica en la defensa de acusados en materia penal.

Conclusión

Podemos decir que Jacques Vergès es uno de los personajes controvertidos de la historia del Derecho, debido a sus técnicas de defensa nacidas de pensamientos políticos y su carácter para la defensa de personas que el ojo común considera como indefendibles. Esperamos te haya gustado nuestro artículo, hasta una próxima oportunidad.

 

¿Qué te pareció este artículo sobre el abogado del terror? Comenta abajo tu opinión y comparte por tus redes sociales.



Comenta sobre este artículo